vehiculo de empresa

Deducción del IVA soportado en la adquisición de vehículos de turismo

Este es un tema que nos preocupa a todos los autónomos y empresas que no podemos demostrar la afectación total, por un uso exclusivo de nuestros vehículos, a nuestras actividades económicas.

Con carácter general, para poder deducir el IVA soportado en la adquisición del inmovilizado, debemos contabilizarlo (o bien incluirlo en nuestros libros de bienes de inversión) y  además, estos bienes deben estar integrados en el patrimonio de nuestra empresa, es decir, deben ser necesarios para la actividad económica que realizamos y deben ser usados en la misma.

El artículo 95. TRES de la Ley del IVA no niega la deducción cuando el grado de utilización del bien en la actividad sea inferior al 100%, muy al contrario, permite su deducción“en la medida en que dichos bienes vayan a utilizarse previsiblemente, de acuerdo con criterios fundados, en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional

Establemente igualmente la norma que ese grado de utilización propuesto “deberá acreditarse por el sujeto pasivo por cualquier medio de prueba admitido en derecho. No será medio de prueba suficiente la declaración-liquidación presentada por el sujeto pasivo ni la contabilización o inclusión de los correspondientes bienes de inversión en los registros oficiales de la actividad empresarial o profesional

Inicialmente esa prueba puede parecer difícil pero no es imposible, podríamos aportar los tickets de aparcamiento, peajes, gasolina, hoteles que demuestren desplazamientos necesarios para realizar nuestra actividad económica.

El mismo artículo 95. Tres2º establece que cuando se trate de vehículos turismo y motocicletas “se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50%” Nos encontramos ante una presunción, si consideramos que nuestro grado de afectación, por el uso profesional o empresarial que hacemos del vehículo es, por ejemplo del 70%, deberemos probarlo aportando todo aquello que avalen nuestro derecho a un grado de afectación superior a la presunción del 50%.

Leer otro artículo.