Seguimos escribiendo sobre IVA que da mucho juego 🙂

El régimen de criterio de caja en el IVA, que lleva en vigor desde enero de 2014, es habitualmente rechazado por una amplia mayoría de pequeñas empresas porque consideran que su aplicación les haría perder clientes. Quizás, pero no tiene que ser necesariamente así. Podemos verlo desde otra perspectiva, si mi cliente viene recibiendo un buen servicio, no va a dejar de contratarme por no poder deducirse el IVA soportado de mi factura hasta que me pague… En mi práctica profesional como asesora tributaria he podido comprobar que los clientes que han optado por este criterio han reducido su periodo de cobro (exceptuando la Administración Pública, claro) y no  han reducido su cartera de clientes.

REQUISITOS PARA SU APLICACIÓN

Lo podrá aplicar cualquier empresario o profesional que opte, bien en el alta inicial o bien en el mes de diciembre, con efectos a partir del posterior mes de enero. La opción se entiende prorrogada para los siguientes ejercicios en tanto el sujeto pasivo no renuncie. Hay que tener en cuenta que se verá excluido del mencionado régimen especial si su volumen de operaciones supera los 2 millones de euros anuales o si sus cobros en efectivo respecto a un mismo destinatario superan los 100.000€ anuales. La exclusión será de aplicación en el año inmediato posterior. Es un problema para las empresas que «bordean la cifra de los 2.000.000€»

FUNCIONAMIENTO DEL CRITERIO DE CAJA PARA EL SUJETO PASIVO ACOGIDO

Los sujetos pasivos que apliquen el régimen especial de caja, registrarán sus facturas emitidas y recibidas en su fecha de devengo. No tendrán la obligación de ingresar el IVA repercutido hasta que se produzca su cobro y no podrán ejercer su derecho a deducir el IVA soportado hasta que realicen el pago. Como medida de control se establece que aunque no se hayan cobrado las facturas emitidas, llegado el 31/12 del ejercicio posterior a la fecha de emisión de las mismas, se deberá ingresar el importe del IVA repercutido. A partir de esa misma fecha se empieza a contar el plazo de 6 meses o 1 año para reclamar el IVA de los créditos incobrables.

A la hora de emitir nuestras facturas es obligatorio informar al destinatario de que estamos acogidos a este régimen especial por lo que incluiremos a pie de factura “ACOGIDA AL RÉGIMEN ESPECIAL IVA-CRITERIO DE CAJA”  (dado que el receptor de nuestra factura no podrá deducir el IVA soportado hasta que la pague)

RENUNCIA A LA APLICACIÓN DEL CRITERIO DE CAJA

Si hemos optado por el criterio especial de IVA de caja y con posterioridad decidimos volver al criterio general, es importante saber que una vez ejercida la opción, estaremos excluidos de este régimen especial por un periodo de al menos 3 años.

UN EJEMPLO DEL REGISTRO CONTABLE EN CRITERIO DE CAJA

El 5 de febrero emitimos una factura de 1.000€ +21% de IVA y cobramos el 14 del mismo mes

Asiento 5/02 (devengo)

Prestaciones de servicios (7050000)            1.000€

IVA devengado criterio de caja (4770121)         210€

1.210 € Cliente (4300000)

 

_______________________________________________________________

Asiento 14/02 (cobro) 

210€  IVA devengado criterio de caja (4770121)

1.210€ Banco (572000)

IVA Repercutido 21%  (4770021)                       210€

Cliente (4300000)                                         1.210€

 

Leer más