Los regímenes especiales en el IVA tienen como finalidad “simplificar las obligaciones formales del empresario”. El empresario revendedor  acogido al régimen especial de bienes usados (REBU) no  podrá deducir  el IVA soportado en las adquisiciones de los bienes que transmita en las operaciones de venta a las que aplique este régimen especial. Además, devengará el IVA incorporado en el margen de beneficio de cada operación acogida al REBU. El margen vendrá determinado por la diferencia entre el importe total de la compra frente al importe total de la venta.

Carácter voluntario del régimen. La aplicación del REBU tiene carácter voluntario, pudiendo el sujeto pasivo (revendedor) renunciar a su aplicación.

Operaciones que pueden acogerse a este régimen

Este régimen especial de IVA se podrá aplicar (porque el revendedor puede elegir operación a operación si aplica, o no, el régimen general de IVA , deduciendo en ese caso el IVA soportado en la compra del bien que está vendiendo) a las ventas de bienes usados, objetos de arte y antigüedades que hayan sido adquiridos por el revendedor a los siguientes vendedores:

  • Particulares
  • Empresarios que no hayan podido deducir el IVA soportado en la compra de los bienes que ahora venden y que por aplicación de los artículos 20.24 y 20.25 de la ley del IVA, ahora, su venta, está exenta (médico que vende un ecógrafo usado transcurrido el periodo de regularización)
  • A otros sujetos pasivos revendedores que hayan aplicado este régimen especial a la entrega que ahora realizan.
  • Que hayan sido importados directamente por el revendedor
  • Adquisiciones intracomunitarias realizadas al propio autor de la obra de arte y que hayan tributado al tipo reducido del 10%.

Base imponible en el REBU

El cálculo de la base imponible, la hará el empresario revendedor, operación a operación, sobre el margen de beneficio obtenido y deduciendo de dicho margen la cuota de IVA

Pongamos un ejemplo de una operación en la que  podemos aplicar el  REBU y decidimos hacerlo

Compramos a un particular un vehículo usado por 2.000€ (tributamos por TPO y corremos con gastos administrativos, siendo el total  pagado 120€) importe total  de la compra 2.120€  y lo vendemos por 3.100€ (con IVA incluido y no pudiendo consignar en la factura de venta el IVA de manera separada). El margen de la operación es de 980€. Este importe se entiende con IVA incluido, siendo el importe a liquidar por el revendedor: Base imponible 809,92€ IVA 170,08€

Segunda modalidad de REBU

Existe una segunda modalidad que permite al sujeto pasivo calcular una base imponible de forma global por cada periodo de liquidación. Este régimen se aplica a determinados revendedores (sellos, monedas, discos, libros, revistas). Al margen de los anteriormente señalados cualquier empresario en el REBU puede solicitar a la Administración tributaria la aplicación de la modalidad global que surtirá efecto hasta su renuncia y como mínimo hasta que finalice el año natural siguiente. Si la base del periodo fuese negativa, se presentaría a cero y el importe de esa base se incluiría en la siguiente liquidación.

Conclusión

La posibilidad de elegir operación a operación le permitirá, deducir el IVA soportado, por ejemplo,  en la importación de un bien, siempre que sea vendido aplicando el régimen general de IVA. O lo contrario, comprar, como en nuestro ejemplo, un vehículo a un particular (TPO) y devengar e ingresar el IVA solamente del margen  de beneficio de la operación y no sobre la totalidad del precio de venta del vehículo.

Leer más