Esta figura del Establecimiento permanente me gusta y se la propongo a mis clientes por su sencillez cuando deciden abrir una oficina fuera de España o al contrario, a empresas no españolas que deciden tener una oficina abierta en España para llevar a cabo su actividad en nuestro país.

Consideraciones previas

El establecimiento permanente no tiene una personalidad jurídica distinta a la sociedad que lo establece, por tanto, no requiere la constitución de una entidad con personalidad jurídica distinta a la de la sociedad ya existente, no requiere capital social ni tampoco escritura pública de constitución. Su funcionamiento está basado en el cálculo anual del resultado económico obtenido.

El régimen fiscal de los Establecimientos Permanentes en España

El establecimiento permanente es “una prolongación de la sociedad extranjera en España” debiendo tributar por los beneficios obtenidos en nuestro territorio y estando obligado a llevar la contabilidad requerida para justificar los ingresos y los gastos y presentar el correspondiente Impuesto sobre sociedades (anual) al tipo impositivo general del 25%.

A su vez los beneficios obtenidos en España se integrarán en la sociedad extranjera y se aplicará la neutralidad fiscal para evitar la doble imposición. Por tanto, no estamos  ante reparto de dividendos porque al estar las rentas obtenidas en España integradas en la sociedad extranjera, son rendimientos de dicha sociedad. No existe hecho imponible objeto de tributación al transferirse a la sociedad extranjera los beneficios obtenidos en España (artículo 19.3 Impuesto sobre la renta de no residentes)

El régimen de IVA una vez solicitada la identificación fiscal española

El establecimiento permanente en España de una empresa extranjera debe darse de alta a efectos fiscales en nuestro país, acompañando la documentación requerida por la Administración tributaria a tales efectos (alta censal). Solicitará además una identificación fiscal a efectos de IVA que le permitirá repercutir el IVA en sus ventas y deducir el IVA soportado en Península y Baleares a través de las autoliquidaciones de IVA (modelo 303)

Aspectos contables de la integración de las rentas obtenidas por el establecimiento permanente en el extranjero de una empresa española

El BOICA al desarrollar la operativa contable de los establecimientos permanentes de una empresa española en el extranjero indica que las cuentas anuales deben ser únicas debiendo recoger las operaciones y los elementos patrimoniales de la empresa en su conjunto (Empresa española + su establecimiento permanente en el extranjero). Esa integración se hará en anotaciones conjuntas por ejemplo trimestralmente utilizando para ello las cuentas que la empresa considere más adecuadas.

Leer más