Las criptomonedas o monedas virtuales (carecen de soporte físico) van ganando adeptos día tras día y con ellos el número de transacciones económicas realizadas. Existen diversas monedas virtuales pero una de las más conocidas es el bitcóin reconocido por la mayoría de los Estados como una divisa más (a pesar de no tener regulación legal).

Las criptomonedas y su imposición directa (IRPF e IS)

La fiscalidad de las operaciones realizadas con las criptomonedas carecen de especialidades salvo quizás la dificultad de encontrar el epígrafe del IAE específico, por no existir, y que nos llevará al genérico 999 o el problema de determinar la residencia fiscal de los operadores para fiscalizarlos.

Existen multitud de plataformas (Bit2Me es una de ellas) que intervienen en las transacciones con monedas virtuales a cambio de una comisión. Estamos ante una actividad económica que puede generar beneficios y que por tanto se verá gravada por el Impuesto sobre la Renta de las personas físicas o por el Impuesto sobre Sociedades.

También se someterá a gravamen “la actividad económica de extracción o minería” a partir del momento en el que la moneda virtual “extraída” sea vendida. Una vez extraída y en tanto no se haya producido su venta, la moneda virtual aparecerá en el activo de la empresa como una existencia valorada a su coste de extracción y que se dará de baja cuando se venda reportando un beneficio por la diferencia entre el coste de extracción y el valor obtenido en la venta.

Ganancias y pérdidas patrimoniales en el IRPF

En cuanto al inversor no empresario que compra y vende criptomonedas tributará en la base del ahorro del IRPF en concepto de ganancia patrimonial por la diferencia entre su valor de adquisición y de enajenación. En este sentido al tratarse de valores homogéneos adquiridos a distintos precios y en distintas fechas, el Artículo 37.2 de la Ley del IRPF establece que se venderán primero las adquiridas en primer lugar. Si la operación de transmisión diera lugar a una pérdida patrimonial ésta se podrá compensar con las ganancias patrimoniales obtenidas en el periodo y el saldo sobrante se compensará hasta en un 25% con los rendimientos ordinarios del ejercicio. Si el resultado de estas compensaciones resultase negativo, se compensará con los positivos de los 4 años siguientes.

La permuta de criptomonedas

El intercambio de monedas en el mundo virtual también es objeto de gravamen pues pone de manifiesto una capacidad económica que debe computarse por diferencia entre su valor de adquisición y el mayor de dos: Valor de mercado del entregado o Valor de mercado del que se recibe. Artículo 37.1 h) de la ley del IRPF.

Impuesto sobre el Valor Añadido

Tanto la Dirección General de Tributos como la Doctrina de los tribunales consideran que las monedas virtuales son medios de pago, por lo que califican las operaciones de compra, venta y resto de servicios financieros realizados con criptomonedas como operaciones EXENTAS de tributar en el IVA.

Leer más