Ahora que estamos pensando en el cierre contable y en los correspondientes ajustes, me ha parecido oportuno dedicar este post a la Norma 14ª del Plan General de contabilidad.

Es habitual que una empresa que presta servicios lleve, para mayor control, contabilidad de costes por proyectos a los que irá imputando los costes directos e indirectos de los mismos. De ese modo al cierre del ejercicio podrá contar con la información necesaria para conocer los costes incurridos por proyectos y su grado de avance.

Plan General de Contabilidad Norma 14ª

La Norma 14ª dedica su apartado 3º a los “Ingresos por prestaciones de servicios” estableciendo dos distinciones, ingresos por servicios que podemos calificar como “fiables” e ingresos por servicios cuyo resultado (ingreso) no pueda ser estimado de forma fiable.

Conforme a la mencionada norma “los ingresos por prestación de servicios se reconocerán cuando el resultado de  la transacción pueda ser estimado con fiabilidad, considerando para ello el porcentaje de realización del servicio a la fecha del cierre del ejercicio”  (grado de avance  de la prestación de servicios)

Requisitos que se han de cumplir para considerar fiables los ingresos por prestaciones de servicios

Los requisitos que se deben cumplir (y se deben cumplir todos) para que los ingresos por prestación de servicios sean considerados fiables y por tanto debamos reconocer el correspondiente ingreso, son los siguientes:

  1. El importe de los ingresos puede valorarse con fiabilidad.
  2. Es probable que la empresa reciba los beneficios o rendimientos económicos derivados de la transacción.
  3. El grado de realización de la transacción, en la fecha de cierre del ejercicio, puede ser valorado con fiabilidad.
  4. Los costes ya incurridos en la prestación, así como los que quedan por incurrir hasta completarla, pueden ser valorados con fiabilidad.

En el supuesto de no cumplir alguno de los requisitos mencionados, el ingreso se consideraría no fiable. En este supuesto, tal como nos indica el PGC “se reconocerán ingresos sólo en la cuantía en que los gastos reconocidos se consideren recuperables”, por tanto, solamente deberemos contabilizar un ingreso equivalente a los gastos contabilizados.

Pongamos un ejemplo

La sociedad Arquitek, S.L, dedicada a la realización de proyectos de arquitectura tiene al cierre de este ejercicio los siguientes datos relativos a un Proyecto básico

El importe de los honorarios a facturar por la totalidad del proyecto básico asciende a 100.000€. Los gastos presupuestados ascienden a 60.000€. A lo largo del ejercicio se han contabilizado gastos del proyecto básico por importe de 30.000€ (50% del presupuesto de gastos) Suponemos un grado de avance del 50%. Vamos a considerar los dos escenarios, ingresos fiables e ingresos no fiables

Arquitek S.L considera que los ingresos son fiables. En el apunte contable a realizar reconoce un ingreso por el grado de avance del la prestación de servicios del 50%:

50.000€ Clientes facturas pendientes de emitir(4309) a Prestaciones de servicios (705) 50.000€

Arquitek S.L considera que los ingresos no son fiables. En el apunte contable a realizar reconoce un ingreso equivalente a los gastos contabilizados:

30.000€ Clientes facturas pendientes de emitir(4309) a Prestaciones de servicios (705) 30.000€

En conclusión, en el caso de considerar los ingresos fiables, reconoceremos un ingreso con el margen de beneficio de la operación, en el caso contrario, no fiables, reconocemos únicamente ingresos por un importe idéntico a los costes incurrido. En determinadas prestaciones de servicios resultará difícil calcular el grado de avance o los costes que quedan por incurrir, siendo en tales situaciones la opción de «no fiable» la más adecuada para mostrar la imagen y cumplir con el principio de prudencia.

 

Leer más