Los incentivos fiscales para las empresas de reducida dimensión se aplican tanto a contribuyentes en el impuesto sobre sociedades (IS) como a contribuyentes en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Les permite beneficiarse de la libertad de amortización del inmovilizado material nuevo vinculado a la creación y mantenimiento de empleo y también de la aceleración en la amortización de activos nuevos (el doble del coeficiente máximo establecido en las tablas de amortización del artículo 12 LIS). Un tercer incentivo que podrían aplicar sería la pérdida global por deterioro del 1% de los créditos por posible insolvencia de deudores. El cuarto y último  incentivo fiscal es la reserva de nivelación

Ámbito de aplicación

Los incentivos fiscales para las empresas de reducida dimensión se aplican a aquellos sujetos pasivos que en el ejercicio inmediato anterior no hubiesen superado la cifra de negocio de 10 millones de euros. Así lo establece la LIS en su artículo 101.

Estos incentivos fiscales también podrán aplicarse durante los 3 periodos impositivos inmediatos y siguientes a aquel en el que la entidad alcance 10 millones de euros de cifra de negocio, siempre que haya cumplido las condiciones para ser considerada empresa de reducida dimensión los 2 periodos impositivos anteriores.

Pongamos un ejemplo

Año 2018   Primer año de actividad. No supera 10 millones = Empresa de reducida dimensión

Año 2019   No supera 10 millones =  Empresa de reducida dimensión (porque el ejercicio anterior no superó 10 millones)

Año 2020   Supera los 10 millones = Empresa de reducida dimensión (porque el ejercicio anterior no superó 10 millones)

Año 2021  Empresa de reducida dimensión (dando igual la cifra de negocio)

Año 2022  Empresa de reducida dimensión (dando igual la cifra de negocio)

Año 2023 Empresa de reducida dimensión (dando igual la cifra de negocio)

Libertad de amortización por creación y mantenimiento de empleo  (artículo 102 LIS)

El art. 102 LIS establece la libertad de amortización para los elementos pertenecientes al inmovilizado material nuevos que cumpla los siguientes requisitos:

1. Ha de tratarse de elementos del inmovilizado material

2. Han de ser bienes nuevos, entendiéndose por nuevos que entren en funcionamiento por primera vez.

3. Durante los 24 meses siguientes a la fecha de comienzo del período impositivo en que los bienes adquiridos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la empresa se incremente respecto de la plantilla media de los doce meses anteriores, teniendo que mantenerse este incremento durante un periodo adicional de 24 meses.

4. La cuantía de la inversión que puede beneficiarse del régimen de libertad de amortización es la que resulte de multiplicar la cifra de 120.000€ por el incremento medio de la plantilla.

Pongamos un ejemplo

La sociedad EDD en el ejercicio 2020 ha invertido 900.000€ en activo fijo material nuevo. Su plantilla media de trabajadores en 2020 y 2021 es de 12,33 trabajadores y la de 2019 fue de 5,83 trabajadores, resultando un aumento de plantilla de 6,50 trabajadores.

El aumento de plantilla es de 6,50 trabajadores multiplicado por la cifra fija de 120.000€ permitirá a la empresa amortizar libremente activos por un valor de 780.000€. Esta libertad de amortización fiscal llevará a la empresa a realizar en 2020 ajustes de signo negativo al resultado contable del ejercicio que revertirán en los ejercicios futuros.

La empresa se debe comprometer a mantener este incremento de trabajadores al menos los ejercicios 2022 y 2023

Leer más