Ahora que se inicia la campaña de renta vamos a dedicar nuestro post a «repasar» los gastos fiscalmente deducibles de nuestra actividad económica.

Podremos deducir todos los gastos necesarios para ejercer nuestra actividad, siempre que exista, una correlación entre nuestros ingresos y nuestros y gastos”

  • Compras de mercaderías consumidas o subcontratas (facturas recibidas de otros compañeros profesionales de la misma actividad o de otras y que necesito para llevar a cabo la mía)
  • Cuota de autónomo o mutualidades de previsión (colegio de abogados, hermandad de arquitectos…)
  • Gastos de manutención y desplazamientos (necesarios para realizar mi actividad)
  • Alquiler del inmueble donde llevas a cabo tu actividad. Factura del Coworking.
  • Reparaciones de bienes afectos a la actividad (es necesaria la afectación total de los bienes, pero en el caso de inmuebles, podrá ser parcial al ser bienes divisibles)
  • Servicios profesionales (asesor tributario, contable)
  • Primas de seguros (responsabilidad civil)
  • Comisiones bancarias e intereses por préstamos
  • Suministros (luz, agua, teléfono, internet…) Si trabajas desde casa podrás deducir el 30% de la parte que hayas comunicado (modelo 037) a la Administración tributaria que estás utilizando para fines profesionales. Si comunicas que has afectado un 20% del inmueble a la actividad, podrás deducir un 30% del 20%, es decir, un 6% de las facturas de suministros.
  • Si trabajas desde casa podrás deducir la parte proporcional (conforme a tu afectación a la actividad económica) del IBI, la comunidad y del seguro del hogar (en nuestro ejemplo, el 20%)
  • Podrás deducir la amortización de los bienes afectos (hay que probar la afectación, debemos tenerlo registrado en el libro de inmovilizados) conforme a la tabla de amortización simplificada y en el caso del inmueble, en la parte afecta. https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/_Segmentos_/Empresas_y_profesionales/Empresarios_individuales_y_profesionales/Rendimientos_de_actividades_economicas_en_el_IRPF/Regimenes_para_determinar_el_rendimiento_de_las_actividades_economicas/Estimacion_Directa_Simplificada.shtml
  • Podrás deducir  tu seguro de enfermedad  y el de tu cónyuge e hijos con un máximo anual de 500€ por cada uno
  • Si hemos iniciado una nueva actividad podremos deducir el 20% del rendimiento neto de la misma los dos primeros ejercicios a  partir del primero que demos beneficios

Si estás iniciando una nueva actividad económica  podrás aplicar una reducción del 20% del rendimiento neto tanto en el primer periodo impositivo en el que obtengas rendimientos positivos como en el siguiente. Se entiende que inicias una nueva actividad si en el ejercicio anterior no has realizado actividad, o bien, la has realizado pero con resultado negativo.

Importante, no podrás aplicar esta reducción si más del 50% de los ingresos generados en tu actividad proceden de una entidad con la mantuviste una relación laboral en el año anterior.