Ahora que nos encontramos en plena campaña de renta vamos a dedicar nuestro post a recordar los gastos que podemos deducir en el ejercicio de nuestra actividad económica.

Los empresarios y profesionales podemos deducir todos los gastos que sean necesarios para ejercer nuestra  actividad económica  siempre que exista una correlación entre ingresos y gastos y se encuentren justificados.

  • Compras de mercadería consumidas o subcontratas (prestaciones de servicios recibidas de terceros necesarias para llevar a cabo mi actividad económica)
  • Alquiler de tu local de negocios o espacio coworking
  • Cuota de autónomo o mutualidades de previsión (colegio de abogados, hermandad de arquitectos…)
  • Gastos de manutención
  • Gastos por desplazamientos debidamente justificados
  • Servicios profesionales recibidos de terceros (asesor tributario…)
  • Primas de seguros relativas a la actividad (responsabilidad civil)
  • Reparaciones y mantenimiento de bienes afectos a la actividad (es necesaria la afectación total, salvo en el caso de los inmuebles,que al ser considerados bienes divisibles se permite su afectación parcial a la actividad)
  • Intereses devengados por préstamos solicitados para la actividad y las comisiones y gastos relacionados
  • Material de oficina, suscripciones profesionales, libros
  • Suministros (luz, agua, teléfono, internet…) de tu empresa. Si trabajas desde casa podrás deducir el 30% de la parte que hayas comunicado a la Administración tributaria que estás utilizando para fines profesionales. Si por ejemplo comunicas que has afectado un 20% del inmueble a la actividad, podrás deducir un 30% del 20%, es decir, un 6% de las facturas de suministros.
  • Si trabajas desde casa también podrás deducir la parte proporcional (conforme a tu afectación a la actividad económica) del IBI, la comunidad y del seguro del hogar.
  • Podrás deducir la amortización de los bienes afectos a la actividad conforme a los porcentajes establecidos en la tabla de amortización simplificada. En el caso del inmueble donde lleves a cabo la actividad, todo, o en la parte afecta. www.aeat
  • Podrás deducir  tu seguro de enfermedad  y el de tu cónyuge e hijos con un máximo anual de 500€ por cada uno de ellos.

Si estás iniciando una nueva actividad económica  podrás aplicar una reducción del 20% del rendimiento neto tanto en el primer periodo impositivo en el que obtengas rendimientos positivos como en el siguiente.

Importante, no podrás aplicar esta reducción si más del 50% de los ingresos generados en tu actividad proceden de una entidad con la mantuviste una relación laboral en el año anterior.

Leer más