Este es un tema controvertido para los profesionales independientes que además de ejercer nuestra actividad económica impartimos clases en escuelas de negocios o participamos en ponencias y conferencias

Artículo 17.2 de la ley del IRPF

Tal como establece el artículo 17.2 del IRPF “las rentas derivadas de la impartición de cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, tributarán como regla general como rendimientos del trabajo, y excepcionalmente, cuando impliquen la ordenación por cuenta propia de medios de producción o de recursos humanos, se calificarán como rendimientos de actividades económicas

Lo que nos viene a decir este artículo es que las rentas derivadas de impartir cursos, conferencias y similares se considerarán rendimientos de la actividad económica cuando concurran las circunstancias de “la ordenación por cuenta propia de los factores productivos para la organización de dichos cursos, conferencias” lo que supone el alta en el epígrafe correspondiente como empresa organizadora de formación (contrato a otros formadores, pongo los medios técnicos, el material, el espacio, alumnos…)

Interpretación de la Dirección General de Tributos

Sin embargo el criterio de la Dirección General de Tributos  (ver consulta vinculante V1171/2005) es bien distinto, considerando que “cabe entender que se obtienen rentas de actividades económicas de estos cursos o conferencias cuando, aunque se realicen de manera accesoria u ocasional, el contribuyente ya viniera ejerciendo actividades económicas y participe en dichos eventos, en materias relacionadas directamente con el objeto de su actividad, de manera que pueda entenderse que se trata de un servicio más de los que se prestan a través de dicha organización profesional.” Conforme a esta interpretación, soy asesora tributaria e imparto clases sobre el IVA debería declararlas como ingresos de mi actividad y no como rentas del trabajo

Interpretación de los Tribunales Superiores de Justicia

Los Tribunales y entre ellos el TSJ de Valencia señala (Sentencia 530/2017, de 26 de mayo de 2017, Sala de lo Contencioso-Administrativo) no comparten el criterio “extensivo” de la DGT al determinar que

“la consideración de estas rentas como rendimientos de actividades económicas dependerá de la existencia de dicha ordenación por cuenta propia de factores productivos, lo que habrá de determinarse en cada caso concreto, a la vista de las circunstancias concurrentes. En cuanto a dicha ordenación con carácter general, existe la misma cuando el contribuyente intervenga como organizador de los cursos, conferencias o seminarios, ofreciéndolos al público y concertando con los profesores o conferenciantes su intervención en tales eventos, o cuando participe en los resultados prósperos o adversos que deriven de los mismos. Por lo que no siendo así en el caso de autos, pues no existen elementos probatorios suficientes para considerar que los ingresos percibidos se hayan obtenido en el marco o desarrollo de una actividad económica, pues al respecto constan certificados emitidos de los que únicamente se desprende que la contribuyente impartió seminarios, en las sedes de tales entidades, a cambio de un precio predeterminado, sin que se pueda inferir de ello la ordenación por cuenta propia de medio alguno de producción”

Beneficios de declarar los ingresos por formación como rentas del trabajo

Si declaramos los ingresos obtenidos por formación como renta del trabajo nos beneficiamos de la reducción de hasta 2.000€ anuales en concepto de otros gastos de difícil justificación.

Por otro lado, los ingresos de nuestra actividad económica en estimación directa simplificada también disfrutan de una reducción del 5% del rendimiento neto con un máximo de 2.000€.

Como vemos al dividir la declaración de nuestros ingresos reducimos la carga impositiva

Leer más