Si estás pensando iniciar una nueva actividad económica, o si ya iniciaste una actividad hace más de 1 año y ahora emprendes de nuevo, debes saber que podrás disfrutar de una reducción en el rendimiento neto obtenido en el conjunto de tus actividades.

Requisitos

El primer requisito para que puedas aplicar esta reducción será elegir como sistema de cálculo de tu rendimiento neto de la actividad, la estimación directa, tanto la normal como la simplificada. Puedes hacerlo como empresario individual o bien a través del régimen de atribución de rentas (por ejemplo, una comunidad de bienes o  una sociedad civil con objeto profesional).

Hay que tener en cuenta que para poder aplicar la reducción no debes haber ejercido actividad en el año anterior al inicio de la nueva actividad. Sin embargo, si en ese periodo de un año anterior iniciaste una actividad pero te has dado de baja sin llegar a obtener rendimientos positivos, se considerará que no ejerciste actividad alguna.

Importe de la reducción

La reducción es del 20% del rendimiento neto y la podrás aplicar el primer periodo impositivo en el que obtengas rendimientos positivos y en el siguiente.

La cuantía máxima de rendimientos a los que podrás aplicar esta reducción será de 100.000€.

Restricciones a su aplicación

Importante, no podrás aplicar esta reducción si más del 50% de los ingresos generados en tu actividad proceden de una entidad con la mantuviste una relación laboral en el año anterior.

 

Si te apetece sugerirnos temáticas para nuestro blog, ponte en contacto, te escuchamos  info@eddsolucionesparaempresas.com

Leer más