vehiculo arrendamiento

Hoy tratamos los beneficios fiscales de financiar la adquisición de activos a través de contratos de arrendamiento financiero, método muy utilizado por las empresas porque habitualmente  ofrecen mejores condiciones financieras que los préstamos.

Disposición legal artículo 106 de la Ley del Impuesto sobre sociedades (LIS)

Se trata de un régimen especial para cuyo disfrute la LIS exige:

  1. Que las cuotas de arrendamiento financiero aparezcan expresadas en los respectivos contratos diferenciando la parte que corresponda a la recuperación del coste del bien y la carga financiera.
  2. Que el importe anual de la parte de las cuotas que corresponda a la recuperación del coste del bien permanecer  igual o creciente a lo largo del contrato.

Funcionamiento del régimen especial del arrendamiento financiero

Gastos financieros.  La parte de la cuota de arrendamiento financiero que corresponda a los gastos financieros tendrá la consideración de partida deducible para la determinación de la base imponible. Es decir idéntico tratamiento que en el Plan General Contable (PGC), por tanto no existirán diferencias ni ajustes.

Recuperación de capital. La parte de la cuota de arrendamiento financiero que corresponde a la recuperación del coste del bien, se beneficia de un régimen especial que permite acelerar la amortización de los bienes adquiridos por medio de este tipo de contratos. Esta parte de la cuota correspondiente al capital devuelto será deducible con el límite anual máximo del doble del coeficiente anual máximo marcado en tablas (artículo 12 LIS) para dicho bien. No se condiciona este beneficio fiscal a su contabilización por lo que podremos realizar un ajuste negativo al resultado contable que dará lugar a una diferencia temporal.

Especialidades para las PYMES.  Tratándose de empresas de reducida dimensión (aquellas cuyo importe neto de  cifra de negocio en el ejercicio anterior no superó los 10 millones de euros, se tomará el duplo del coeficiente de amortización lineal según tablas multiplicado por 1,5.

Empresarios en el IRPF

Conforme indica el artículo 28 del Impuesto sobre la renta de las personas físicas los empresarios que tributan en el IRPF calcularán el rendimiento neto de las actividades económicas según las normas  del Impuesto sobre sociedades, por tanto, podrán aplicar los beneficios fiscales del arrendamiento financiero.

En conclusión,nos encontramos ante un beneficio fiscal de aceleración en la amortización de los activos adquiridos que tiene como límite el importe anual de la recuperación del capital, mientras que los gastos financieros serán contabilizados como tales gastos.

Pongamos un ejemplo

El 1 de enero adquirimos una maquinaria por un importe de 30.646€. Este año pagamos en concepto de devolución de capital 6.348€ y en concepto de intereses 304,20€.

Conforme la tabla de amortización del artículo 12 de la LIS el coeficiente máximo de amortización para este tipo de activos es del 12%. Aplicando el artículo 106 de la misma ley podríamos duplicar la amortización (2×12%), siendo el coeficiente aplicable del 24% (24% sobre 30.646€, serían 7.355,04€) Sin que el importe resultante como dotación a la amortización pueda superar el límite del capital devuelto, en nuestro caso 6.348€ anuales. Amortizaríamos fiscalmente 6.348€.

Si somos una Pyme podríamos aplicar 12%x2x1,5 = 36% (36% sobre 30.646€) sin que podamos superar el mencionado límite de 6.348€ del capital devuelto.

Leer más